Saltar al contenido

MONEDAS FLORÍN HOLANDÉS


Catálogo de los florines holandeses más codiciados, tanto por coleccionistas profesionales como por los amantes de la numismática, que buscan ejemplares impecables.

Disponemos de monedas de oro debidamente certificadas, procedentes de la mayoría de regiones y países del mundo, en las mejores condiciones de conservación.

Sus pagos y envíos están debidamente asegurados mediante el uso del sistema de Amazon, que cuenta con la plataforma de comercio online más segura del mundo.



Breve introducción a las monedas florín holandés

El florín holandés, también llamado gulden holandés, o dutch guilder por su traducción al idioma inglés, constituyó la moneda nacional de los países bajos. Hizo su aparición entorno al siglo XVII, y mantuvo su vigencia hasta el 2002. Año en que definitivamente el euro lo reemplazó.

historia de las monedas de oro florin holandes
MONEDAS DE ORO FLORÍN HOLANDÉS

Un hecho común para la mayoría de los países que adoptaron el euro a partir de 1999. Fue que entre 1999 y 2002 la moneda nacional seguía siendo la anterior, mientras que el euro se utilizaba únicamente para transacciones electrónicas y cheques de viaje.

No ocurrió de forma muy diferente para los Países Bajos. Ya que en tal período, siguió siendo el florín holandés una subunidad de la moneda euro. Siendo utilizado principalmente para pagos físicos, ya que los billetes y monedas en euros no estaban disponibles.

Historia de la moneda de Holanda antes del euro

El gulden holandés, como lo llaman los lugareños, significa el “dorado” holandés y la razón por la que se llama así, es que tales  monedas, originalmente estaban hechas de oro.

En el momento en que el florín fue reemplazado por el euro, el tipo de cambio se estableció en 2,20371 florines holandeses por 1 euro.

Ahora. Por favor, no se confunda. Tenga muy en claro, que el florín holandés era la moneda nacional para el territorio europeo y no para todos los territorios que están bajo administración holandesa. Es esa justamente la razón, por la que en Curazao y Sint Maarten, se sigue utilizando el florín de las Antillas Neerlandesas, como moneda oficial.

¿Cuál es la historia del florín holandés?

Antes de la época antes descrita, en que el euro hiciera su aparición. Se usaban monedas regionales y extranjeras en todo el país. La mayoría de estas monedas estaban hechas de oro y de aquí el nombre gulden.

Según las crónicas históricas, las primeras monedas holandesas aceptadas conocidas con el nombre de “gulden” datan de 1517. Este fue el comienzo de la era gulden.

Hacia el año 1680 aparece un florín temprano. El cual estaba confeccionado de plata, y tenía alrededor de 10 gramos.

¿Cuáles fueron las subdivisiones del florín holandés?

Luego aparecieron las subdivisiones: los stuivers, los duiten y los penningen.

De acuerdo a tal fragmentación, el stuiver representaba una veinteava parte del florín. 8 duitens conformaban un stuiver. Y 2 penningens equivalían a 1 duiten.

Poco a poco, el florín reemplazó todas las demás monedas de plata que se usaban en los Países Bajos Unidos y se convirtió en la primera moneda nacional de los Países Bajos.

El florín holandés ha sufrido muchas variaciones en cuanto a su denominación. Esto fue causado por factores internos e internacionales, como la Segunda Guerra Mundial, la evolución de la economía global y muchos otros factores.

Así tenemos, que en 1914. Un dólar americano equivalía a 2,46 florines. Unos años más tarde, en 1938, la moneda de los Países Bajos antes del euro tenía unja equivalencia de 1,82 florines por cada dólar estadounidense. En 1961, mientras tanto, un dólar era igual a 3,62 florines.

Para el año 2002, cuando finalmente el euro reemplazó al florín holandés. Se fijó el cambio en 2,20371 florines por cada euro.

Como ya debe haberse dado cuenta. El florín holandés era una moneda poderosa y muy importante en Europa, después del marco alemán y la libra esterlina británica.

Justamente por tal razón, en la actualidad constituye una gran alternativa para aquellos apasionados del coleccionismo y numismática. Para quienes resultan ejemplares muy codiciados y buscados.