Saltar al contenido

MONEDAS KRUGERRAND SUD AFRICANAS


Galer铆a de las monedas Krugerrand sud africanas m谩s buscadas por coleccionistas, tanto aficionados como profesionales. Exclusivos ejemplares estricta y legalmente certificados.

Disponemos de ejemplares que constantemente son actualizados en nuestros listados, a fin de disponer de las monedas de oro m谩s apetecidas, a los mejores precios del mercado

Todas sus compras, entregas y devoluciones, est谩n respaldadas por Amazon, considerada actualmente como la empresa de comercio electr贸nico m谩s segura y confiable del mundo.



Breve introducci贸n a las monedas Krugerrand sud africanas

A mediados de la d茅cada de 1960, el sistema de tipos de cambios estables de Bretton Woods se estaba pr谩cticamente desmoronando. Con crecientes temores de inflaci贸n y una presi贸n cada vez mayor sobre el d贸lar, la moneda de reserva mundial. Tales circunstancias ten铆an su origen principalmente en el hecho de que los Estados Unidos, no dispon铆an de oro suficiente. Por lo que el pa铆s americano no pod铆a garantizar el respaldo del total de sus d贸lares.

historia de las monedas de oro krugerrand sudafricanas
MONEDAS KRUGERRAND SUDAFRICANAS DE ORO

En 1971, aquella falta del metal precioso, llev贸 al presidente Richard Nixon a poner fin a la convertibilidad del d贸lar en oro, lo que convirti贸 consecuentemente al d贸lar en una moneda fiduciaria. Muchos inversores quer铆an activos s贸lidos como los lingotes de oro para protegerse contra la degradaci贸n de su dinero. Pero exist铆an pocas opciones para el comprador minorista, aparte de los soberanos de oro brit谩nicos.

Entonces, la C谩mara de Minas de Sud谩frica vio la oportunidad de promover las exportaciones de oro de sus minas de manera rentable. Y al mismo tiempo, brindar a los inversores una forma de comprar oro mediante la creaci贸n de un nuevo tipo de moneda: lingotes de oro, o bullion coins por su denominaci贸n en ingl茅s. Dichas monedas de inversi贸n no tendr铆an derechos de exportaci贸n ya que ser铆an de curso legal.

Historia del Krugerrand sud africano de oro

En el a帽o de 1967 vio su nacimiento, la primera moneda de oro de lingotes del mundo: el 鈥淕old Krugerrand鈥, cuyo nombre era una combinaci贸n del apellido del l铆der sudafricano Paul Kruger y el rand, la moneda del pa铆s. 

Emitido por la Casa de la Moneda de Sud谩frica, su anverso contiene el perfil de Kruger, mientras que el reverso presenta una gacela, un representativo animal del pa铆s, similar a un ant铆lope.

Sin embargo, las monedas, que se siguen emitiendo hoy en d铆a, no incluyen un valor monetario. Su valor se basa completamente en el precio vigente del oro. Est谩n confeccionadas de oro fino .917 con una aleaci贸n de cobre para hacerlos m谩s duros, lo que tambi茅n les da un brillo de color naranja. Este nivel de pureza se conoce como oro corona, la misma aleaci贸n utilizada para los soberanos de oro brit谩nicos.

驴Existe actualmente demanda de las monedas de oro Krugerrand sud africanas?

Hasta 1969 se emitieron menos de 50.000 Krugerrands al a帽o. Aun as铆, las acu帽aciones siguieron creciendo a medida que la demanda de lingotes de oro sigui贸 aumentando en todo el mundo. Esto debido principalmente a la legalizaci贸n de la propiedad de oro en los EE. UU. En 1974. Tal movimiento sent贸 las bases para un mercado en crecimiento de monedas de curso legal, emitido y respaldado por el gobierno. Como consecuencia, las monedas de oro en lingotes, elevaron sus ventas de Krugerrands a m谩s de 3 millones al a帽o en 1974.

En 1980, los Krugerrands representaban el 90% del mercado mundial de lingotes de oro. Esta situaci贸n continu贸 hasta principios de la d茅cada de 1980, pero a mediados de la d茅cada, hab铆a una creciente preocupaci贸n mundial por la pol铆tica sudafricana de segregaci贸n racial conocida como apartheid. En octubre de 1985, el presidente Ronald Reagan firm贸 una orden ejecutiva que proh铆be la importaci贸n de Krugerrands a los Estados Unidos, que no fue levantada hasta 1991 por el presidente George HW Bush despu茅s del fin del apartheid. En los 53 a帽os transcurridos desde el debut de la moneda, se han acu帽ado m谩s de 60 millones de Krugerrands de oro.

En definitiva, el inter茅s por tan hermosos y cotizados ejemplares, sigue m谩s latente que nunca. Por lo que siempre ser谩n considerados un excelente recurso tanto de coleccionismo como de inversi贸n.