Saltar al contenido

PULSERAS DE ORO BLANCO


El mejor listado en línea, de pulseras de oro blanco, tanto en modelos tradicionales como contemporáneos para damas, caballeros y niños.

Los amantes del lujo y la distinción, encuentran en nuestros catálogos, exclusivos ejemplares de pulseras de oro blanco que superan toda expectativa.

Hágase de su pulsera de elección, utilizando la plataforma de Amazon, con el sistema de comercio electrónico más seguro del mundo.



Comparación definitiva entre las pulseras de oro blanco y las pulseras de platino

Siendo totalmente imparciales, tanto las pulseras de oro blanco como las de platino, tienen características y propiedades que las hacen individualmente únicas. Generalmente, no se transmite de forma totalmente clara, tales detalles a un posible comprador. Sin embargo nosotros si vamos a revelárselo, para que usted tenga suficientes argumentos a la hora de su elección:

por que adquirir pulseras de oro blanco
PULSERAS DE ORO BLANCO

Dureza vs maleabilidad de las pulseras de oro blanco y las pulseras de platino

Dos propiedades de los metales que no comprenden bien la industria de la joyería en su conjunto, y los consumidores de joyas, son la dureza y la maleabilidad. Para un claro entendimiento, y en palabras sencillas, la dureza se refiere a la resistencia de un metal a rayarse y abollar. Un metal duro, como el diamante, el material más duro conocido, será resistente a los arañazos, mientras que un metal blando se rayará fácilmente.

La maleabilidad, por su parte, hace alusión a la facilidad que presenta un metal para doblarse y adquirir nuevas formas, sin llegar a romperse. Un metal maleable se doblará fácilmente, mientras que un metal quebradizo no.

Si bien puede ser cierto que el platino es más duro que el oro en su forma más pura, el oro blanco de 18 quilates se mezcla con otros metales, más comúnmente paladio, plata y cobre para hacerlo más duro. Esto da como resultado que el oro blanco de 18 quilates sea más duro que las aleaciones de platino, que generalmente son 95% de platino. Por otro lado, el platino es más frágil que el oro blanco, y es difícil de doblar y martillar.

En la práctica, la dureza y maleabilidad del oro blanco y el platino, se puede ejemplificar de la siguiente forma. Una pulsera de platino se rayará y abollará fácilmente, pero mantendrá los diamantes y otras piedras preciosas de forma más segura, ya que el platino es menos propenso a doblarse, mientras que las pulseras de oro blanco conseguirán como resultado menos rayones y abolladuras.

La suavidad del platino frente al oro blanco es también la razón principal por la que no se recomienda el platino para otras joyas, como anillos de boda.

Densidad y peso de las pulseras de oro blanco y las pulseras de platino

Las aleaciones de platino son aproximadamente un 20% más densas que el oro blanco. Esto da como resultado una pulsera que se siente más contundente y, por lo tanto, más lujosa, aunque sea más delgada.

Precio de una pulsera de oro blanco y una pulsera de platino

Dado que el precio al contado del platino y el oro, en su presentación bruta, es muy similar hoy en día, trataremos de ilustrarle, el por qué entonces, las pulseras de platino suelen ser más costosas. Básicamente existen cuatro razones principales:

El platino es más denso y, por lo mismo, se requiere más peso del metal para producir la misma joya, que si se utiliza oro blanco.

Las aleaciones de platino utilizadas en joyería son más puras. Esto porque la mayoría de las aleaciones de platino son 95% de platino y el oro blanco de 18 quilates es 75% de oro. Así que será necesaria una menor cantidad de oro para producir una pulsera de oro blanco de 18 quilates.

Es más difícil trabajar con platino y, obviamente, se necesita de un joyero con experiencia para concebir un buen trabajo. Por lo tanto, el costo laboral es aproximadamente un 20% más costoso, que en el caso del oro blanco.

El platino no se puede reutilizar ni volver a fundir como en el caso del oro blanco. Por lo tanto, los recortes y limaduras deben enviarse a una refinería, y esto por supuesto, es muy costoso.

¿Las pulseras de oro blanco pueden causar alergias?

Uno de los beneficios del platino es que es hipoalergénico. Sin embargo, también lo es la mayoría del oro blanco de 18 quilates. Si bien el níquel se usaba comúnmente para alear oro blanco en el pasado, la mayoría de los joyeros de fabricación actualmente, usan una aleación a base de paladio que no contiene níquel. Sin embargo, el níquel, que es un metal mucho más barato que el paladio, todavía se usa ampliamente en países en vías de desarrollo.

¿Qué hay respecto del color?

Una de las creencias más recurrentes, es que las pulseras de oro blanco, tienden a mostrar un ligero tono amarillento. Y que por lo tanto necesitarán de mayor frecuencia de mantenimiento. Puntualmente, un baño de rodio, aproximadamente pasando uno o dos años.

Nuevamente, esto es más probable en las aleaciones a base de níquel, mismas que pueden presentar un tinte amarillo, mientras que las aleaciones a base de paladio tienen más probabilidades de tener un aspecto gris oscuro en comparación con el platino.

La verdad acerca de la durabilidad

El platino pierde muy poco peso durante el uso diario y, de hecho, durante el pulido. Por lo tanto, en teoría, una joya de platino durará mucho más sin la necesidad de realizarle un mantenimiento. Sin embargo, ya en la realidad. Una pulsera bien hecha, ya sea de oro blanco o platino, debería durar por generaciones.

Facilidad para darles mantenimiento

En este sentido, el oro blanco presenta ventajas sobre el platino, lo que significa que más joyeros pueden cambiar el tamaño y reparar las joyas de oro blanco. Además de esto, la temperatura de fusión más alta del platino representa un riesgo para las piedras preciosas y los diamantes que pueden quemarse al reparar joyas de platino. Sin embargo, las herramientas modernas como los soldadores láser y un joyero de platino experimentado eliminan estos problemas.

¿Las pulseras de oro blanco son una mejor inversión que las de platino?

Dado que el oro es un activo e inversión ampliamente negociado, el oro tanto en forma pura como en aleación es mucho más fácil de vender que el platino. Si bien en los últimos tiempos han surgido numerosos compradores de oro, muy pocos compran platino.